Plantas Carnívoras

De las plantas que más ha atraído la atención de científicos, aficionados y de la población en general es sin duda la planta carnívora. Es la planta más curiosa e interesante del mundo gracias a su peculiar alimentación. Esta es diversa y varias investigaciones plantean que se destacan por mantener un modo de vida carnívoro al alimentarse de diversos insectos así como, de forma más variada, gusanos, ranas, escorpiones y hasta peces y reptiles pequeños.

¿Qué comen las plantas carnívoras?

La alimentación de las plantas carnívoras se basa principalmente en toda clase de insectos, bien sean moscas, mosquitos, arañas, escarabajos, entre otros. Los insectos forman parte de la dieta rutinaria de las plantas carnívoras. Erróneamente personas que tienen esta clase de plantas suelen alimentarlas con carne, esto no debe hacerse ya que pueden causar la muerte de dicha planta.

Es importante destacar que las plantas carnívoras también pueden alimentarse con hormigas, mariposas, escorpiones, libélulas, entre otros. Algunas especies de las plantas carnívoras incluso han comido ranas y ratas pequeñas, pero este tipo de animales suele ser rechazado, debido a que la ingesta de carne debilitaba las trampas de la planta y con el tiempo puede marchitarla hasta morir.

¿Cuánto comen las plantas carnívoras?

En un día aproximadamente, una planta carnívora puede ingerir alrededor de 3 gramos de alimentos. Esto variará dependiendo de la especie de planta puesto que hay algunas que sobrepasan esta cantidad mientras que otras solo requieren de 1 gramo diario de alimento.

¿Cuánto pesan las plantas carnívoras?

Las plantas carnívoras son de las especies de plantas que mayor peso tienen en la naturaleza, pueden pesar aproximadamente de 3 a 5 kg. Esto igualmente dependerá de la edad de la planta, de las sub especie y de su alimentación diaria si es suficiente o no.

¿Dónde viven las plantas carnívoras?

Las plantas carnívoras se distribuyen de manera natural en diversas regiones del mundo. Se les puede hallar en América, Europa y Asia. También se han encontrado especies de esta planta en la Antártida. Estas plantas prefieren las áreas áridas y secas con altos niveles de nitrógeno, por lo que es muy común hallarlas en desiertos muy secos.

Por esta razón, las zonas pantanosas son consideradas como territorios con pobre población de plantas carnívoras, ya que estos suelos húmedos no brindan los nutrientes necesarios que la planta requiere para su normal desarrollo. Sin embargo, las que logran crecer en estas zonas logran obtener los nutrientes faltantes de la alimentación rica en insectos.

¿Cuánto miden las plantas carnívoras?

El tamaño promedio de una planta carnívora oscila entre 1 cm hasta los imponentes 3 m de altura. Por supuesto esto variará según la especie de esta planta. En el caso de la Drosera felix la longitud se mide en escasos centímetros, mientras que en el caso de la Gigante de Chernóbil la altura puede sobrepasar el umbral de los 3 metros.

Sin embargo, la planta carnívora de mayor tamaño en todo el mundo son las del género Nepenthes, las cuales pueden llegar a alcanzar la impresionante cifra de 10 metros de altura. Además de ello poseen trampas especializadas que les permiten capturar animales a ras del sueño y de un tamaño mediano como las ranas.

Reproducción de las plantas carnívoras

A pesar de su tamaño y como cualquier otra planta, las plantas carnívoras se reproducen a través de semillas, especialmente en las subespecies más pequeñas del género. Sin embargo, algunas plantas más grandes como las del género Droseras pueden reproducirse a través de división o por injertos.

Al igual que el resto de plantas, al reposar las semillas en la tierra, comienza el proceso de crecimiento vertical al igual que la proliferación de sus raíces bajo suelo, por lo que se considera que las plantas carnívoras son de las especies que más fácil se reproducen.

Curiosidades de las plantas carnívoras

Las plantas carnívoras reciben su apelativo de “carnívoras” gracias a que su crecimiento se da en sitios con abundante nitrógeno, en la que la tierra no aporta todos los nutrientes que necesita, por lo que estas plantas tuvieron que desarrollar la habilidad de alimentarse de insectos para poder subsistir.

Contrario a lo que muchas personas piensan, las plantas carnívoras no son venenosas. Hasta los momentos no se han descrito referencias en la literatura ni se ha reportado ningún caso de envenenamiento directo causado por esta planta ni en hombres ni en animales atacados por esta planta.

Otra curiosidad acerca de estas plantas son sus herramientas naturales de caza. Estas poseen pseudo pinzas que funcionan como una “trampa de resortes”, las cuales en su interior poseen un néctar dulce que sirve de carnada para sus presas. Esta trampa es la herramienta de la cual se vale la planta para cazar animales más grandes como ranas o roedores. En el instante en que la presa se posa sobre la trampa se activa una respuesta sensorial que cierra automáticamente la trampa, atrapando así a su presa.

0/5 (0 Reviews)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *