Los caracoles son animales muy pequeños y además herbívoros, por lo que se mantienen principalmente a base de vegetales. No obstante, no es lo único que comen. Estos, al igual que otros animales, se adaptan a lo que su entorno les provea en el momento.

caracol

 

Alimentación de los caracoles

En general, los caracoles comerán plantas, frutas, verduras y algas, incluyendo aquellos que se encuentran en estado de descomposición. Durante ciertas épocas son capaces de comer tierra, si no encuentran algún otro alimento, o incluso carroña, todo para poder sobrevivir.

Hay algunas especies de caracoles que pueden alimentarse de otros animales pequeños, pero esto son sólo algunos casos, pues la gran mayoría de las especies son herbívoras, y otras pocas son omnívoras, es decir, se alimentan tanto de plantas como de animales.

Sea lo que sea que los caracoles decidan comer, siempre le darán prioridad a aquellos alimentos que sean ricos en calcio, ya que lo necesitan para fortalecer su cascarón. No son muy buenos con el sentido de la vista pero sí con el olfato; esto los ayudará a encontrar la comida más fácilmente.

Es importante que antes de darle los alimentos al caracol, se asegure que los mismos hayan sido bien lavados y no contengan químicos que puedan dañar o matar al pequeño animal. No se les debe proveer alimentos que tengan sal o azúcar ya que esto los puede matar.

Tal vez se pregunte cuál es la mejor manera de alimentar a un caracol, y la respuesta es bastante sencilla. En principio, se debe asegurar que al animal se le están dando alimentos que deba comer como frutas, entre las cuales se encuentran las manzanas, el albaricoque, las uvas y el kiwi.

Las personas suelen darle mucha lechuga a los caracoles, y si bien puede ser de gran agrado para el animal, no se le debe alimentar con esta de forma exclusiva, también pueden ser alimentados con semillas de girasol o calabaza y granos cocidos, tales como la avena y el arroz.

Los caracoles tienen una lengua rasposa y unos dientes afilados muy pequeños, que les sirven para destripar lo que irán consumiendo, haciendo paso hacia el sistema digestivo, su lengua se llama rádula. La baba de los caracoles no se lleva bien con el cobre, por lo que lo evitarán.

¿Cuánto comen los caracoles?

caracol alimentacion

 

Los caracoles no tienen cantidades específicas de comida, pero para empezar se les puede dar ¼ de taza al día. Si el animal puede comer más, se les puede dar una mayor cantidad de comida. Los alimentos deben ser completamente frescos y naturales; todo lo procesado les es difícil digerirlo.

Por ello se debe procurar brindarle únicamente frutas y verduras frescas y asegurarse de lavarlas muy bien para eliminar cualquier rastro de pesticida o cualquier otro químico utilizado sobre los cultivos para evitar intoxicar al caracol.

Para facilitarle al caracol la ingesta de sus alimentos se  les debe cortar la comida en pedazos muy pequeños, aproximadamente del tamaño de una moneda; ellos pueden triturar la comida con sus dientes, pero pedazos más pequeños les ayudan a comer y digerir más rápido.

 

¿Cuánto pesan los caracoles?

El tamaño y peso de los caracoles varía según el tipo de caracol, los más comunes son los caracoles de jardín, su nombre científico es Helix Aspersa, estos animales pueden pesar entre 5 y 15 gramos y su caparazón puede tener de 30 a 40 mm de diámetro.

El caracol más pequeño pertenece a la especie Punctum Pygmaeum y mide sólo 1 mm, es comúnmente conocido como caracol enano; por otro lado, el caracol más grande del mundo se encuentra en Australia, es un caracol marino de la especie Syrinx Aruanus y pesa 15 kilogramos.

Los caracoles no necesitan de la luz del día para salir en búsqueda de alimentos. Por lo tanto, salen a cazar durante la noche o en las horas de la mañana, cuando aún no ha amanecido por completo. Se habla de cazar porque algunas especies de caracoles pueden alimentarse de otros animales.

 

que come el caracol

 

Un dato curioso de estos moluscos es que son hermafroditas, es decir, cuentan con ambos aparatos reproductivos, tanto el masculino como el femenino, sin embargo, no pueden fecundarse a sí mismos, necesitando de una pareja igualmente para procrear.

Al momento de la cópula, ambos caracoles fecundan los óvulos del otro, dando como resultado que cada animal pueda poner su huevos, estos pueden poner entre 30 a 80 y un poco más dependiendo de la especie.